PUNTA LARA: Controlan una parte del fuego en la Reserva pero todavía combaten “focos dispersos”

Desde el aire, con un avión y un helicóptero hidrantes, y por tierra, con métodos manuales, buscan cercar las llamas. Siguen las tareas

Controlan una parte del fuego en la Reserva pero todavía combaten “focos dispersos”

UN HELICÓPTERO HIDRANTE EN PLENA ACCIÓN. DESDE EL AIRE DAN SOPORTE A LOS BOMBEROS DE LA REGIÓN / EL DIA

Infatigables, con el apoyo de un avión y un helicóptero hidrantes, cerca de un centenar de brigadistas combatían ayer, por sexto día consecutivo, las indómitas llamas que se expandían por más de mil hectáreas de la reserva de Punta Lara, un santurario de riqueza natural que se extiende entre la localidad de Berazategui y Ensenada.

Pese a que se redoblaron esfuerzos, el panorama descrito por los brigadistas seguía siendo de alerta: controlaron gran parte del fuego en las zonas afectadas, pero todavía persistían focos dispersos que podrían reavivarse esta mañana de mediar altas temperaturas.

Cierto es que los focos ígneos se desataron en sectores alejados de cualquier población, por lo que no implican mayores riesgos y que comprenden, en su porción principal, bañados y pastizales, por lo que la zona de mayor abundancia de biodiversidad de la selva marginal se encontraría a salvo. No obstante, a punto de cumplirse una semana no logran controlar por completo el devastador siniestro.

Ayer a primera hora desde la Comuna de Ensenada habían abierto la puerta a la posibilidad de que hacia el atardecer el fuego quedara cercado. “Para esta tarde el fuego estará controlado”, habían estimado. “Por suerte el fuego está más apagado, ya que se trabajó a conciencia desde muy temprano para apagar los focos con un avión y un helicóptero hidrantes”, dijo el secretario de Seguridad y Justicia de Ensenada, Martín Slobodian.

Sin embargo, bomberos dijeron a este diario que ayer a última hora las tareas todavía eran intensas en diversos sectores de la reserva natural. Al respecto, se aclaró que si bien lograron extinguir gran parte del fuego, “persisten focos pequeños y dispersos”.

Al caer la tarde de ayer las tareas continuaban porque “aún quedan pequeños y dispersos focos del incendio” que intentan “apagar por tierra y aire, porque sino mañana volverán a prenderse”, informaron desde Ensenada.

Sucede que las altas temperaturas instaladas en la Región convirtieron a las pasturas y pajonales de la reserva en “presa fácil” para las llamas. Como se explicó, hay zonas en las que parece que el fuego se ha extinguido pero el suelo y las pasturas permanecen con altas temperaturas; por lo que las llamas se reaviva con facilidad al quedar nuevamente expuestos los pastizales cada mañana a los rayos del sol.

A su vez, más allá del calor reinante, es difícil cercar el fuego porque repentinas ráfagas de viento hacen que se extienda hacia distintas direcciones.

En el lugar bomberos voluntarios y empleados de los municipios de Quilmes, Berazategui, Berisso y La Plata, junto al equipo de Defensa Civil de la provincia de Buenos Aires intentaban sofocar el fuego.

Los bomberos y empleados de Defensa Civil trabajan con maquinaria para campo y camiones 4×4, que ingresan con cubos de agua de un metro cúbico para asistir las mochilas de quienes apagan los incendios.

Explicó que las llamas “no ponen en riesgo a ninguna zona poblada”, ya que el radio afectado está localizado a unos 3.000 metros de la Autopista La Plata-Buenos Aires y el Río de La Plata, entre los límites del Canal Pereyra de Berazategui y el camino Negro de Ensenada.

“Si bien el humo en la autopista molesta, por ahora sólo se trata de una zona de bañados y pajonales en la que no vive nadie”, afirmó.

Autopista

Las enormes y densas columnas de humo sorprenden y en algunos tramos complican a los automovilistas que circulan por la Autopista La Plata, debido a que afectan la visibilidad. La humareda se percibe en la zona norte platense y barrios porteños y del Conurbano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.