Una muerte en Angra dos Reis renueva la alarma por la fiebre amarilla en Brasil

Es el primer caso fatal que se reporta en el litoral del estado de Río de Janeiro y en plena temporada turística. Hasta ahora todos los casos se habían registrado en la zona serrana interior

La muerte de Wosley Ferreyra Da Silva disparó la preocupación y el estado de alerta y vigilancia en la zona de Río de Janeiro. Da Silva, de 38 años, murió de fiebre amarilla en las últimas horas. Lo particular de su caso es que es el primero fatal que se registra en el litoral del estado de Río de Janeiro y en plena temporada turística. El caso se reportó en Angra dos Reis, un destino muy visitado por turistas argentinos.

SHUTTERSTOCK

La muerte de Da Silva se produce en el marco del brote de fiebre amarilla que se registra desde mediadios de 2017 en Brasil.

Según el último informe del Ministerio de Salud brasileño, emitido la semana pasada, entre el 1º de julio de 2017 y el 30 de enero de este año se confirmaron 213 casos de infectados por fiebre amarilla y 81 muertes, 28 en los últimos diez días de enero.

El mismo informe indica que los estados con mayor cantidad de registros fueron San Pablo (108 casos y 43 muertes), Minas Gerais (77/30) y Río de Janeiro (42/18).

En este marco, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a las personas que vayan a zonas de riesgo con fiebre amarilla vacunarse al menos diez días antes del viaje.

Y destacan que una dosis vale para toda la vida.

PREOCUPACIÓN Y ALERTA

La confirmación de esta primera muerte en la zona costera del estado de Río de Janeiro (las anteriores se habían producido en la zona serrana interior, donde no es tan común la visita de turistas) generó gran preocupación y alerta entre las autoridades del estado.

“La Alcaldía de Angra dos Reis recomienda expresamente a todos lo que aún no han sido vacunados contra la fiebre amarilla que no vayan para Ilha Grande, las áreas selváticas y las cascadas”, informó a través de un comunicado el alcalde de la ciudad, Fernando Jordão.

Según pudo saberse, la víctima fatal de la enfermedad había estado recientemente en Praia Longa, en el sector noreste de Ilha Grande, la mayor de las islas que forma parte del archipiélago frente a Angra.

La comprobación a través de este caso de que el virus también está ahora en el litoral del estado en plena temporada turística y no sólo en el interior serrano llevó a que las autoridades decreten la alerta en la vigilancia sanitaria.

Entre las medidas instrumentadas se pidió a los municipios que informen sobre la muerte de monos, principales víctimas de este tipo silvestre de fiebre amarilla, para que puedan ser analizados.

También se intensificó la campaña de vacunación al tiempo que se reforzaron los planes de combate de los mosquitos haemogogus y sabethes, responsables de transmitir esta variedad silvestre de la fiebre amarilla.

En tanto, algunos argentinos residentes en la zona indicaron que la mayoría de los argentinos que visitan por estos días el lugar ya llegan a sus vacaciones vacunados desde nuestro país.

El caso se conoce, además, a pocos días del comienzo del tradicional carnaval de Río, que convoca miles de turistas de todo el mundo.

En una reunión mantenida por autoridades de Salud y Turismo brasileras junto a cónsules de países emisores de turistas recomendaron que los turistas se vacunen antes de viajar a Río.

También aconsejaron que los turistas eviten hacer paseos por senderos selváticos o bañarse en cascadas.

Esta recomendación tiene que ver conque en esos sitios es más probable la presencia de los mosquitos que son vectores del virus.

81

Son las muertes por fiebre amarillareportadas en Brasil entre mediadios de 2017 y enero de 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.