Los familiares de los soldados identificados viajan a Malvinas

Padres, hermanos y viudas de los combatientes enterrados en tumbas sin nombres durante 35 años fueron invitados por Cancillería para terminar de saldar esa deuda

Los familiares de los soldados identificados viajan a Malvinas

JUAN CARLOS, PATRICIA Y ALEJANDRA, HERMANOS DE NÉSTOR GONZÁLEZ, UNO DE LOS 88 SOLDADOS IDENTIFICADOS/ARCHIVO

Luego de que el año pasado un comité internacional coordinado por la Cruz Roja lograra identificar los cuerpos de 88 soldados argentinos enterrados en Malvinas bajo tumbas sin nombres, sus familiares viajarán el mes que viene a las Islas para terminar de saldar una deuda de 35 años restituyéndoles finalmente su identidad.

Así lo dio a conocer ayer la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas tras mantener una reunión con el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, en la cual se establecieron los detalles del viaje previsto para mediados marzo.

“La idea es viajar el día 15 o 16 de marzo para visitar el Cementerio de Darwin, donde ya estarían colocadas las placas identificarías en todas las tumbas. Podrían ir hasta dos personas por cada una de las familias de los 88 soldados que pudieron ser identificados y sería un viaje de ida y vuelta en el mismo día porque no hay en Malvinas plazas suficientes para que los familiares puedan quedarse”, adelantó ayer Alejandra González, integrante de la Comisión de Familiares de Caídos y hermana de Néstor, uno de los combatientes de La Plata identificados durante el proceso.

El segundo de seis hermanos de una familia de Ensenada, Néstor González trabajaba en una compostura de calzados y tenía 20 años cuando en abril del 82 salió del Regimiento 7 hacia Malvinas junto a decenas de otros chicos que en ese momento estaban haciendo el servicio militar. Aquella tarde fue la última vez que lo vieron sus padres. Murió en las Islas a pocos días de que terminara la guerra. Su cuerpo, que durante 35 años estuvo enterrado en una tumba sin nombre, fue uno de los 88 identificados en el cementerio de Darwin gracias a un acuerdo bilateral entre el gobierno británico y nuestro país.

Según el relato de ex combatientes -corroborado por el equipo internacional de peritos forenses a cargo del proceso de identificación- Néstor murió a consecuencia de una explosión -posiblemente de un mortero- junto a otros compañeros en la zona de Wireless Ridge. Allí se encontraba asentada su Compañía del Regimiento 7, la “C”.

“Después de 35 años de no saber dónde estaban, poder estar frente a su propia cruz va a ser muy movilizador” Alejandra González 
Integrante de la Comisión de Familiares de Caidos en Malvinas

“Por lo que nos adelantaron, la Secretaria de Derechos Humanos comenzaría a contactarse ya este miércoles con las familias para acordar los detalles del viaje”, contó Alejandra, quien calcula que son alrededor de seis las familias de la Región que viajarán a Malvinas para visitar por primera vez las tumbas donde descansan sus seres queridos.

EL PROCESO DE IDENTIFICACION

El proceso que permitió identificar a 88 de los 122 cuerpos de soldados argentinos enterrados en tumbas anónimas en el cementerio de Darwin fue coordinado por un comité internacional de la Cruz Roja merced a un acuerdo alcanzado entre los gobiernos de Argentina y el Reino Unido, cuyos resultados se dieron a conocer a fines del año pasado en Ginebra.

Entre el 20 de junio y el 7 de agosto de 2017, un equipo de catorce especialistas forenses -provenientes de Argentina, Australia, Chile, España, México y Reino Unido- procedió a exhumar, analizar y obtener muestras para documentar cada uno de los restos mortales sin identificar enterrados en tumbas marcadas con la leyenda “Soldado argentino sólo conocido por Dios”.

Luego de un cuidadoso análisis realizado en una morgue equipada con alta tecnología, instalada provisoriamente en Darwin, cada uno de los cuerpos exhumados fue colocado en un nuevo féretro y sepultado en su tumba original el día de su exhumación.

La identificación de los cuerpos se logró a partir de su cotejo con las muestras de ADN aportadas por más de un centenar de familias que dieron su consentimiento.

El análisis genético de las muestras y el cotejo con las muestras de referencia de los familiares se realizaron en el laboratorio forense del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), ubicado en Córdoba, y en paralelo otros dos laboratorios en Reino Unido y España se encargaron del control y el aseguramiento de la calidad del análisis de ADN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.