El reverdecer de las aspiraciones autonomistas.

 

De la mano de los jóvenes. Juan Cruz Lissarrague integrante de la OJAH, Organización de Jóvenes Autoconvocados de Huanguelén. “Más allá del color político que esté en Coronel Suárez, los de antes, los de ahora, los que vendrán; la única salida que creemos nosotros, es la autonomía municipal. Es el único camino”.

Los veranos suelen ser calientes si se califica en términos de temperatura los reclamos que realizan los Huanguelenenses.

Y esto no es casualidad. No es desacostumbrado que en los recesos de verano se pongan en jaque las administraciones municipales con los reclamos que hacen crisis en la localidad que desde hace muchos años tiene aspiraciones autonomistas, justificadas en postergaciones por parte de los cuatro distritos en que se divide el sector urbano y rural aledaño a Huanguelén.

¿Por qué en verano? Ensayando una posible explicación, podría analizarse que es en el receso de verano cuando regresan los jóvenes que están estudiando en otras ciudades, o los que vienen de visita a su lugar de nacimiento.

Observan que los reclamos por obras y servicios han tenido respuesta insuficiente o escasa. Otros elementos se sumaron en estos últimos tiempos: por un lado, la situación en el Hogar de Ancianos de la localidad, con una difícil situación financiera que complica la continuidad de su funcionamiento. Y también, lo que en su momento fue el retraso en los pagos a uno de los proveedores de los productos para la cocina del hospital de la localidad.

Así, los ánimos se fueron caldeando, y se llevó a cabo una manifestación con mucha gente, y con la presencia de las autoridades municipales centrales, encabezadas por el jefe comunal Roberto Palacio, que fueron jaqueado por el reclamo de los vecinos.

Frente a esta situación, volvió a aparecer el tema de la autonomía que se graficó en los carteles de la manifestación de la semana pasada y en los dichos de la gente.

Consultado Juan Cruz Lissarrague, un joven de la localidad, habló de la puesta en marcha nuevamente, de la OJAH, Organización de Jóvenes Autoconvocados de Huanguelén, que funcionara hace unos años atrás.

“Es el calor del verano y el calor de la juventud, que volvemos al pueblo y nos encontramos con una realidad que no cambia año a año”, dijo ante la consulta.

“Nosotros nos encontramos –hablo por los jóvenes que volvimos en diciembre- con un pueblo muy parecido al que vemos todos los años. En contacto con los mayores, con las instituciones, la realidad que está viviendo el pueblo actualmente hizo que nazcan estas energías de salir a la calle a manifestarnos”, dijo.

Sobre la manifestación de la semana pasada, dijo que “fue un día grandioso, histórico. Primero la marcha del domingo, con alrededor de mil personas, y después con la manifestación con la presencia del intendente y su gabinete, con mas de 2 mil personas. A las personas que estamos involucradas, a los mayores y demás, le dan una confianza y un empuje para seguir en esta lucha. Un pueblo de alrededor de 6 mil habitantes, que movilice a más de 2 mil personas es un dato llamativo al que la clase política tiene que prestar atención. Desde temprano recorríamos las calles y el vecino estaba muy contento, muy emocionado, con tener la posibilidad de poder manifestarse delante de sus autoridades”.

Sobre la puesta en marcha otra vez del movimiento juvenil, dijo que “la OJAH primero se había fundado en La Plata, con los jóvenes que estaban estudiando en esa ciudad, para hacer las gestiones principalmente por la autonomía, en las cámaras de diputados y senadores. Después lo fundamos en Huanguelén, en Bahía Blanca y Buenos Aires. Actualmente, por la energía que tiene la gente, y por la cantidad de gente que hubo en las dos manifestaciones, queremos llevar una agenda, para en febrero y marzo fundar otra vez esta organización en La Plata y en Huanguelén; con dos objetivos distintos. Uno, la gestión con los legisladores en La Plata, y otro el trabajo más de terreno, con la concientización de la gente, ir a las escuelas, y trabajar más codo a codo, con la Junta Comunitaria y la Comisión Pro Autonomía”.

Obviamente, se ha reactivado los ánimos autonomistas. A este respecto, Juan Cruz Lissarrague, dijo que “en los últimos años, cada vez que Huanguelén ha tocado fondo en cuanto a las obras públicas, el mantenimiento del pueblo, se reactiva lo que nosotros consideramos es el único camino para resolver los problemas, que es la autonomía municipal. Durante 20 años, con el gobierno de Ricardo Moccero, también nos hemos encontrado que la única salida para resolver los problemas era la autonomía” expresa Lissarrague.

Luego agrega que “Actualmente, con el gobierno de Cambiemos, es la misma salida. ¿Qué nos demuestra? ¿De que nos convencemos con este nuevo gobierno? De que más allá del color político que esté en Coronel Suárez, los de antes, los de ahora, los que vendrán; la única salida que creemos nosotros, es la autonomía municipal. Es el único camino porque nos parece que administrar un pueblo, no es una tarea sencilla, claramente, principalmente hay que conocer la realidad del pueblo, hay que estar. El vecino necesita estar en contacto con el intendente, los concejales, el gabinete, día a día. Principalmente, más allá de de las obras, también hay que tomar en cuenta la pasión de cada joven y vecino de Huanguelén, por la autonomía. Hay una pasión, una necesidad, una historia detrás de todo eso, que hace que no sólo estemos pensando en la obra pública, sino en la identidad y en las ganas de poder manejar nuestro propio camino”.

Luego señaló que “escuchamos las escasas respuestas que dieron –las autoridades municipales- el pasado miércoles en Huanguelén- estaría bueno que se puedan plantear de una manera más formal y no solamente al pasar, para poder analizar esas propuestas. Yo creo que un camino para lograr la autonomía definitiva, es un presupuesto propio para que el delegado lo maneje. Habría que sentarse a ver cuáles son las propuestas”.

En cuanto a la continuidad de las acciones, dijo que “se trata de prestar atención bien en lo que se habló, en que lo que los funcionarios de gabinete plasmaron en la movilización y estar atentos a cómo sigue esto. La verdad que los dos años de este gobierno en Huanguelén fueron malos, porque las obras no se ejecutaron. El pueblo tuvo mucho abandono, no fue escuchado el vecino. Se trata de seguir de cerca lo que se dijo en la manifestación. Después, la lucha por la autonomía sigue, los debates en la Junta Comunal, para ver para donde tiene que seguir el pueblo, siguen. Hay que estar atentos a lo que pasó, y controlar al Ejecutivo para que lleve a cabo lo que prometió”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.