VILLA VENTANA: “Picho” Chiuca, uno de los héroes del incendio en las sierras que se recupera

Raúl Enrique Chiuca sufrió un grave accidente mientras combatía fuego en estancia ‘Juliana’ el 1 de febrero, en el incendio que afectó unas 20.000 hectáreas.

 

Una falla en la comunicación hizo que uno de los aviones hidrantes lanzara agua sobre donde se encontraba Chiuca junto a otros bomberos voluntarios y lo impactara, lo que le provocó graves lesiones y pérdida del conocimiento.

 

Rápidamente llegó un helicóptero al lugar y lo trasladó al Hospital Interzonal “José Penna” de Bahía Blanca, donde permaneció internado en terapia intensiva durante varios días, para luego pasar a una habitación común y jornadas posteriores, finalmente, volver a su hogar.

 

“Picho”, como así lo apodan, dialogó este miércoles con nuestro medio, contó qué sucedió aquel fatídico mediodía de jueves y agradeció a todos los que lo ayudaron.

 

“Estaba a cargo de la dotación de Villa que trabajaba en estancia ‘Juliana’, recuerdo que el avión apareció de atrás del cerro y nada más. No me percaté de que venía porque estábamos a 35 metros de la línea del fuego. El impacto del agua hizo que cayera desmayado, no sentí nada”, expresó.

 

“Tomé conocimiento de lo que pasó cuando me fue a buscar el helicóptero, que abrí los ojos y estaba mi hermano mayor que me decía ‘Negro, vos sos fuerte’ y lloraba, y ahí me di cuenta del estado en el que estaba”, añadió.

 

Chiuca aseguró que llevaba un handy para comunicarse con el avión, pero nunca lograron establecer la comunicación. “Para mí fue una negligencia del piloto, tiró el agua fuera de la línea de fuego”, aseguró.

 

Ahora, continúa con la recuperación que le llevará un tiempo prudencial. “Tengo destrozada la clavícula, las costillas y una vértebra. Este miércoles comencé kinesiología y en un mes me tengo que hacer un estudio porque tengo dormido el brazo izquierdo, que puede ser por la clavícula o la vértebra”, explicó.

 

Los costos de la rehabilitación, según señaló el propio bombero voluntario, son afrontados por el cuartel de Villa Ventana, a donde agradeció al igual que a la Federación Centro Sur, que le alquiló a su familia una casa en frente del hospital mientras él estaba internado.

 

Más adelante, expresó su agradecimiento a todos los que lo acompañaron en el difícil momento y aún están al lado de él, como los médicos Diaz y Dos Santos: a sus compañeros que lo rescataron y a quienes denomina ‘Mis leones’; al cuartel de Tornquist y en especial a su jefe, Martín Haag, que lo visitó; a los que donaron sangre, “necesitaba solo dos y fueron quince”.

 

“A la gente que me recibió en caravana cuando llegué a Villa; al intendente Bordoni y el Secretario Gabella que me consiguieron inyecciones que necesito; y al ex jefe comunal Trankels y los concejales que se pusieron a disposición”, concluyó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.