FUE TRASLADADO PORQUE, DIJO, SE TRAGÓ UNA HOJA DE AFEITAR

BAHIA BLANCA: El mismo que había caído el día después de salir de prisión, ahora se escapó por el ventiluz del hospital

Gabriel Alejandro Arévalo Loncón escapó ayer por la  tarde de la guardia del Hospital Municipal y todavía no lo pudieron localizar.

El mismo que había caído el día después de salir de prisión, ahora se escapó por el ventiluz del hospital

   Un preso que había sido detenido dos veces en los últimos 45 días, acusado de sendos intentos de robo, se escapó en las últimas horas de la guardia del Hospital Municipal y hasta el momento no pudieron localizarlo.

Se trata de Gabriel Alejandro Arévalo Loncón, de 42 años, quien, mientras se encontraba en un calabozo de la comisaría Primera, afirmó que se había tragado una hoja de afeitar y fue trasladado al sanatorio.

Sin embargo, en un momento pidió ir al baño y de esa manera burló a la custodia: se escapó por un ventiluz.

El hecho se produjo sobre las 14 y pese al amplio operativo montado, hasta esta noche no había sido localizado.

Arévalo Loncón fue arrestado a fines de enero, como supuesto autor del robo de una caja registradora del bar ubicado en la primera cuadra de la calle Chiclana.

Por el robo fue conducido a la cárcel de Villa Floresta, de donde salió el 15 de este mes. Un día después volvió a caer, en este caso en Soler al 600, cuando -de madrugada- se encontraba en el interior de un depósito al que había ingresado también con fines de robo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.