OLAVARRIA: Causa Indio: Apelaciones también resolvió a favor de los productores imputados
Los jueces Pedro Cini y Aníbal Álvarez consideraron «inadmisible» el planteo. Había sido presentado por la Fiscalía de Delitos Complejos, buscaba la detención de los acusados por lo sucedido en torno al recital del Indio Solari.

Los imputados por los hechos registrados en el recital del Indio Solari continuarán en libertad.

La Cámara de Apelaciones de Azul rechazó el pedido de detención de los hermanos Marcos y Matías Peuscovich y de Gustavo Zurita, todos imputados por lo sucedido en el marco del recital del Indio Solari que se desarrolló en marzo del año pasado en el predio La Colmena. La apelación había sido presentada por la UFI de Delitos Complejos, que encabeza el doctor David Carballo. Es el segundo revés que cosecha en este intento: en primera instancia el Juzgado de Garantías de nuestra ciudad había rechazado también las detenciones de los integrantes de la productora En Vivo S.A. que organizó el show en nuestra ciudad.

En el fallo al que accedió EL POPULAR en las últimas horas, la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal integrada por los doctores Damián Pedro Cini y Aníbal Norberto Álvarez resolvió «rechazar por inadmisible la queja interpuesta» por el fiscal Carballo.

La presentación de la parte acusadora, denominada «recurso de queja» había sido interpuesta por el titular de la UFI de Investigaciones Especiales tras la apelación denegada el 7 de marzo por el juez del Juzgado de Garantías Nº 2 de nuestra ciudad, doctor Carlos Villamarín.

En las formalidades de la resolución, el juez Cini fue quien primero se expresó sobre el caso. Entre sus argumentos, afirmó que la fiscalía puede igualmente continuar con la investigación sin necesidad de la detención de los acusados: «el representante de la acción pública tiene resortes para proseguir con el curso de la pesquisa» sostuvo Cini. Cuando fue el turno del juez Álvarez se expresó en coincidencia con la argumentación del primer integrante de la Cámara.

A principios de mes, los tres fueron imputados y citados a declarar a Azul donde estuvieron por unas 12 horas entre las declaraciones y las presentaciones de escritos, además de las formalidades. La acusación que pesa sobre ellos es por «estrago con dolo eventual agravado por haber causado la muerte de dos personas y por haber puesto en peligro de muerte a otra». Y se fijó como carátula subsidiaria la figura penal de «estrago culposo agravado por haber causado la muerte de dos personas y por haber puesto en peligro de muerte a otra, en concurso ideal con homicidio culposo». Cabe recordar que el 11 de marzo de 2017 se produjeron las muertes de Juan Francisco Bulacio y Javier León, además de las graves heridas sufridas por Johana Antonella Falcón.

El primer reves

En aquella jornada en la sede del Poder Judicial en Azul, el 1 de marzo, Matías Peuscovich presentó un escrito en que sostuvo que «los hechos imputados no constituyen delito alguno, por lo cual debe decretarse nuestro sobreseimeinto». Pocos días después la Fiscalía solicitó al Juzgado de Garantías Nº 2 de nuestra ciudad que los referentes de la productora En Vivo SA, y el empleado administrativo de esa firma, fueran detenidos, además solicitó allanamientos en las propiedades de los tres imputados. Sin embargo, esa petición fue descartada por el doctor Villamarín, quien además arrojó severos cuestionamientos al planteo.

El fiscal Carballo había apuntado a los montos de pena previstos en las figuras de la acusación y en que se advertían ciertos peligros de fuga, argumentado por los medios económicos de los imputados.

Esos fundamentos no cosecharon apoyo en el Juzgado de Garantías que consideró que había incongruencia del planteo, debido a que esos mismos peligros procesales no habían sido advertidos dos meses atrás, cuando se habían citado a los acusados a prestar declaración indagatoria. En aquel momento la notificación dio cuenta de ese delito y, siguiendo con esa suerte de riesgo latente de escape, los hermanos Peuscovich y Zurita se mantuvieron sujetos a derecho y de manera voluntaria se presentaron en la sede judicial azuleña y prestaron declaración, tal como habían sido convocados. «No surgen motivos serios y ajustados a derecho por los cuales correspondería ordenar la detención de los imputados, ya que no encuentro mérito para valorar la existencia de peligro procesal alguno» afirmó Villamarín en su respuesta de rechazo a la detención.

Ese fue el primer rechazo. Ahora la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal se expresó en el mismo sentido. Resta saber cuáles serán los siguientes pasos de la UFI de Delitos Complejos de Azul en el marco de la causa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.