El cementerio de Darwin recibirá a los familiares de los caídos en Malvinas

Este lunes, 214 familiares de los argentinos caídos en la guerra por las Malvinas que fueron identificados el año pasado por un sofisticado volará desde Ezeiza a Mount Pleasant. 

La identificación la realizaron el Comité Internacional de la Cruz Roja y el Equipo Argentino de Antropología Forense el año pasado.

El objetivo final de este viaje humanitario, que tiene antecedentes en el que se hizo en 1991 -el primero y único en su tipo hasta ahora-, es que esas familias puedan abrazarse a las tumbas que hoy llevan los nombres de sus seres queridos y que hasta hace pocas semanas llevaban la emblemática lápida «Soldado Argentino Sólo Conocido por Dios».

En total, serán 248 personas las que viajarán a Darwin. Con las familias irán Geoffrey Cardozo, ex capitán del Ejército británico que comandó los enterramientos argentinos en Darwin de finales de la guerra de 1982 -son 230 tumbas de las cuales 121 no estaban identificadas hasta el año pasado-; el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, máximo rango del Gobierno argentino que puede viajar al archipiélago cuya soberanía reclama Argentina desde 1833; personal de la embajada británica, periodistas y miembros de la empresa Aeropuertos Argentina 2000, de Eduardo Eurnekian, que financió el operativo y la restauración del cementerio y su cenotafio a mediados de los 2000.

Para este viaje se emplearán tres aviones en total, dos MD 83 charteados a la empresa Andes y un Gulfstream de SAS. Este domingo a la noche, el canciller Jorge Faurie despedirá a los familiares que llegaron desde distintos puntos del país y se concentraron en el hotel Presidente del centro porteño.

El arribo al cementerio se espera que sea entre las 9 y las 10 de la mañana del lunes, dependiendo de los grupos y del traslado por tierra que se hará en ómnibus desde la base militar-aeropuerto de Mount Pleasant a Darwin.

A riesgo de ser detenido por las estrictas leyes impuestas por los isleños, nadie que viaje en este vuelo podrá quedarse en las Malvinas. Tampoco se podrá acercar la prensa a las familias, hasta que así se autorice y previo consentimiento de las mismas. No se puede desplegar ningún tipo de insignia o simbología argentina. Las 248 personas que se estiman en este viaje deberán emprender la vuelta a Buenos Aires aproximadamente a las 15 horas de este mismo lunes.

Británicos e isleños estuvieron de acuerdo con darle los honores máximos a este reencuentro de las familias argentinas con sus muertos. Por empezar, cuando empiece la ceremonia poco antes de las 11 de la mañana, un gaitero ejecutará melodías para esperar a una Guardia de Honor que marchará en el extremo interno del cementerio con una postura de «Descasen Armas», es decir con éstas apuntando hacia abajo en señal de respeto a los caídos.

La Guardia Escocesa tendrá un lugar central, y entonará las melodías que suelen oírse en los funerales y ceremonias militares de aquellos caídos en guerras a lo largo de todos los territorios del Commonwealth y colonias británicas. Son parte de las fuerzas británicas apostadas en las islas. La guardia escocesa tuvo por cierto un rol central durante las últimas horas del 14 de julio de 1982 en su arrasadora marcha sobre Monte Tumbledown. Una batalla de las más sangrientas, cuerpo a cuerpo y con bayonetas. Ahora rendirán homenajearán a sus viejos enemigos.

La ceremonia religiosa la comandará monseñor Enrique Seguí, arzobispo auxiliar de Buenos Aires, y participarán también los líderes religiosos de las islas, del culto católico y protestante. Habrá apoyo médico y psicológico antes y durante el tiempo que las familias estén frente a las lápidas de granito negro nuevas que fueron colocadas con el nombre y apellido del caído según el mapa y guía de la Cruz Roja.

Noventa argentinos identificados

Hasta el año pasado, 88 argentinos fueron identificados y dos más en este último tramo por lo cual, las lápidas no pudieron ser llevadas en el charter de American Jet del 4 de marzo pasado y las llevarán ahora. Son las del correntino Omar Avalos, y Enrique Hüdephol, cuya familia es de Luján y fueron identificados.

A pedido del Vaticano, viajará desde el Reino Unido el abad Alan Hugh, administrador apostólico de las Islas. La presidente de la comisión de familiares de Malvinas, Fernanda Araujo, cuyo hermano fue identificado el año pasado leerá unas palabras en nombre del grupo. (Fuente: Clarín)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.